Yoga  Embarazadas  Quito

Subtitle

En Dharma encontrarás clases de yoga especializadas para embarazadas con profesionales certificados, clases para mamás y bebés, para niños y padres y vacacionales de Yoga, arte y juego libre.

El Yoga puede ser practicado durante todo el embarazo, ya que las posturas se van adaptando en cada trimestre.
Frecuentemente se impide que las embarazadas hagan ejercicio físico durante el primer trimestre, pero  en realidad una futura madre activa y sana que no tiene historial de abortos, debería comentar a fortalecer su cuerpo y desarrollar su flexibilidad lo más pronto posible.

Personalmente practiqué yoga durante todo el embarazo, hasta la última noche antes de dar a luz. La practica me ayudó muchísimo a evitar estragos, hemorroides, varices y a permanecer fuerte, flexible y con buen equilibrio hasta el final. Luego del parto me ayudó mucho en la recuperación. Actualmente, mi bebé tiene casi once meses y estoy en perfecto estado nuevamente.

Entre los beneficios están:
- Proporciona y conserva la elasticidad al cuerpo
- Mantiene la agilidad muscular
- Aumenta las posibilidades de un parto natural y una rápida recuperación.
- Relaja la mente y la mantiene tranquila y equilibrada
- Ayuda y controla la respiración y la circulación
- Evita la ansiedad
- Refuerza la postura
- Fortalece la columna
- Ayuda a solucionar problemas como la hinchazón de pies y piernas, dolores de espalda, etc.
- Aporta seguridad a la futura mamá
- Mejora el humor
- Ayuda con las digestiones
- Favorece el sueño
- Mejora el estrés y alivia el cansancio

Testimonios

Sofía Jimenez

Empecé las clases de yoga poco antes de las 20 semanas de gestación. Ya había tenido un aborto espontáneo y me sentía preocupada en mi segundo embarazo. El yoga me ayudó a relajarme y a confiar en mi cuerpo. Pude percibir como el embarazo es un periodo en el que una está llena de vida y de fuerza tanto física como espiritual. Sentía como mi bebé, ya desde la pancita, disfrutaba del movimiento y de la energía de paz durante las clases. Al final, en la meditación, me sentía profundamente conectada con él y abrazada desde adentro. Los ejercicios de respiración me ayudaron mucho la labor del parto. Fue una experiencia hermosa. 

Las clases en Dharma me encantaron porque sentía que trabajábamos la relajación pero también el fortalecimiento del cuerpo y de la mente para el momento del parto. La instructora, Margarita, fue una guía muy amorosa y delicada en todo ese proceso, siempre pendiente del sentir de cada mamita. 

Ahora, más feliz con mi amado hijo de 6 meses, vamos al yoga de mamás y bebés. Empezamos cuando él tenía 2 meses y desde el primer día a él le encantó. No nos perdemos una clase porque veo como para él es un momento que le llena de dicha. Le encanta estar cerca de otros bebés y mamás, disfruta de los masajes y adora bailar!! Termina muy relajado y mientras él descansa, me toca el turno de relajarme, estirarme, fortalecerme y conectarme conmigo misma. Es un espacio muy bonito y lleno de amor donde también disfruto conociendo a otras mamás y compartiendo experiencias.